Promover la creación de un sistema de evaluación pública (conformado por grupos de investigación de universidades, organizaciones de la sociedad civil y especialistas del sector público) con carácter científico y técnico que evalúen los estándares de calidad de la educación.

Diseñar una Ley de Carrera Docente que motive a ciudadanos que cuenten con capacidades necesarias a ser docentes, mediante incentivos económicos y de movilidad jerárquica. Anualmente se realizará un examen para calificar a los docentes, los que cumplan con mejores puntajes tendrán más beneficios. El proceso debe ser transparente, ampliamente divulgado y sin ninguna posibilidad de influencia política.

Dar incentivos económicos a las escuelas (públicas o privadas) que reduzcan indicadores como la deserción escolar, y que demuestren que cuentan con una calidad alta de formación de los estudiantes, medido a través del promedio de notas que tengan todos los estudiantes por plantel educativo anualmente.

Gestionarla creación de un Hub Universitario, es decir un lugar como Panamá Pacífico/Ciudad del Saber, en donde las Universidades con reconocimiento mundial tengan incentivos para instalarse, y que estas puedan becar a estudiantes que cuenten con el mérito para acceder a la educación superior.

Verificar la implementación de la Ley 37 de 2018, en que se reglamenta que los gastos escolares serán deducibles del impuesto sobre la renta.